La Velocidad en tu Página web

La Velocidad en tu Página web

24 Diciembre 2015

 la velocidad crece en importancia. Esto se debe en parte a la revolución móvil porque, al fin y al cabo, cualquier administrador web aspira a que su página sea fácilmente accesible desde terminales móviles. Cuanto más rápido se cargan las páginas, mejor experiencia tienen los usuarios. Además, puede observarse hoy que los diseñadores web van prescindiendo de elementos pesados para que sus páginas sean más ágiles, si bien esto ya era así hace diez años.

Muchas otras tendencias en diseño web parten de aquí. Así, el cada vez más popular minimalismo evita los archivos multimedia más pesados a favor de formatos menos exigentes en cuanto a almacenamiento. El éxito de las páginas long scrolling, que presentan la información en una única página que puede deslizarse con el dedo, se debe a que el usuario solo ha de cargar una página, y no varias subpáginas. En la misma línea, el concepto de white space, que también ve aumentada su popularidad, implica la ausencia de elementos superfluos que podrían ralentizar la velocidad de carga de la página.

En su relativamente corta vida, Internet ha visto aumentar su velocidad de forma progresiva, si bien hay voces que admiten que aún no ha alcanzado la velocidad que debería tener (las redes de datos móviles no son suficientemente potentes en muchas regiones). Pero los diseñadores web ya pueden poner remedio a estas carencias simplificando el diseño de sus proyectos.

Algunas de las tendencias más modernas del diseño web, como las animaciones interactivas, el parallax scrolling o los fondos dinámicos, llaman la atención y mejoran, bien aplicadas, la asimilación de la información, aunque con frecuencia repercuten en negativo sobre la performance de la web. Por eso, los diseñadores se ven en la necesidad de sopesar qué efectos ofrecen un valor añadido y qué elementos ralentizan la página gratuitamente. A rasgos generales, la máxima estética del “menos es más” sigue vigente, sin retroceder necesariamente al diseño plano.

Conviene no olvidar que el rendimiento de una página web tiene un efecto directo en la experiencia del usuario. Aquí es necesario diferenciar entre el tiempo de carga tal como se percibe y tal como es en la realidad. Los retrasos se convierten en problemáticos cuando el usuario los percibe como tales